DestacadoGráficasSin categoría

La Policía provincial celebró en San Lorenzo el acto por su 154° aniversario

La ceremonia, que habitualmente se realiza en la capital provincial, tuvo lugar en el parabólico del colegio Santa Rosa de Viterbo. Estuvieron presentes el intendente Leonardo Raimundo, el gobernador Miguel Lifschitz y el jefe la fuerza Marcelo Villanúa.

La Policía de la Provincia de Santa Fe celebró hoy su 154° aniversario en San Lorenzo, con un acto que habitualmente tiene lugar en la capital de la provincia. La ceremonia se iba a desarrollar en el Campo de la Gloria, pero por las inclemencias climáticas se llevó adelante en el parabólico del Colegio Santa Rosa de Viterbo, con las presencias del intendente Leonardo Raimundo y del gobernador Miguel Lifschitz.

También se dieron cita el ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro, la diputada Claudia Moyano, el jefe director provincial Marcelo Villanúa, jefes de las 19 unidades regionales de la provincia, representantes de todas las agrupaciones que integran el cuerpo, concejales de la ciudad y abanderados de los distintos niveles educativos.

La actividad comenzó con la presentación y el saludo entre la fuerza y el mandatario provincial. Luego, la banda de la policía ejecutó el Himno Nacional y se efectuó un minuto de silencio a la memoria de los uniformados fallecidos.

A la hora de los discursos oficiales, tomaron la palabra el comisario Villanúa, el intendente Leonardo Raimundo y el gobernador Miguel Lifschitz.

El jefe del Ejecutivo local agradeció la elección de San Lorenzo como sede de la conmemoración y luego dijo: “Etimológicamente la palabra policía comparte la raíz de política en sentido de comunidad organizada, de gobierno participativo, ambas derivadas del griego polis, que significa ciudad. Policía, ciudad y ciudadanía tiene un mismo origen y un destino común: la convivencia pacífica de las personas en el marco de la ley”.

En este sentido, destacó la labor de los efectivos que desempeñan su servicio por el bien de la comunidad: “La policía ha sido cuestionada y nadie duda que, como en toda institución, hay elementos disociados de su objetivo y destino. Pero también cada día hay ejemplos concretos en la enorme mayoría de los agentes que patrullan calles, custodian hospitales, cuidan el patrimonio de todos, vigilan rutas y, por el solo hecho de portar el uniforme, arriesgan su propia persona en defensa de la propiedad, la integridad física y la vida de los demás”

En el epílogo del acto se entregaron reconocimientos a policías caídos en el cumplimiento de su deber.