Sin categoría

Habilitan cestos especiales para la materia fecal de mascotas

Se trata de un proyecto que fue impulsado y votado por vecinos en el Presupuesto Participativo. Se irán colocando gradualmente en distintos puntos verdes de la ciudad con la finalidad de mantener espacios públicos saludables.  

La Municipalidad de San Lorenzo inició esta semana la colocación de cestos exclusivos para el depósito de materia fecal de mascotas, como parte de una iniciativa que fue presentada y votada en el Presupuesto Participativo del año pasado.
Los primeros contenedores fueron ubicados en el Campo de la Gloria y en la plazoleta Riccheri, frente al Palacio Municipal, y continuarán en otros puntos verdes de la ciudad. La finalidad es generar conciencia entre las personas que pasean sus mascotas para que colaboren con el mantenimiento de espacios públicos saludables.
“Para algunos puede parecer un tema menor, pero realmente tiene su grado de complejidad si nos detenemos a pensar, por ejemplo, en los niños que juegan en las plazas y pueden contagiarse de alguna enfermedad a través de la deposición de las mascotas”, planteó el intendente Leonardo Raimundo, quien rescató el hecho de que esta iniciativa se haya implementado a través del Presupuesto Participativo.
En ese sentido, el intendente subrayó que “se viene cumpliendo con distintas propuestas votadas el año pasado, como la colocación de paradas de colectivos, semáforos manuales y la remodelación integral de la Plaza de las Américas, donde se acaba de colocar nuevas iluminarias y se mejorará la cancha de básquet”.
El secretario de Coordinación, Esteban Aricó, sostuvo que este método de recolección de residuos fecales de mascotas “contribuye a mejorar la convivencia entre los vecinos, porque ayudan a pensar en el otro y a respetarlo como ciudadano que también tiene derechos”.
El funcionario describió las características de este contenedor, que se encuentra claramente identificado para que sea de uso exclusivo para el depósito de materia fecal de animales. “Es un cesto compuesto de dos piezas: la primera se encuentra en la parte superior, donde hay un receptáculo con guantes de nylon para que el dueño de la mascota los utilice a la hora de recoger la deposición; más abajo se ubica el canasto mayor, que es donde deben arrojarse los residuos”, concluyó.