CoronavirusDestacadoGráficasSin categoría

Coronavirus: la Municipalidad incorpora el test de olfato para detectar personas con síntomas

El estudio, recomendado por la comunidad científica a escala mundial, se practica a conductores en los ingresos a la ciudad, a las personas que acuden al triage del Hospital Granaderos a Caballo y a personal de la salud.

En la jornada de hoy, la Municipalidad de San Lorenzo comenzó a practicar olfatometrías con el propósito de detectar casos positivos de coronavirus, en el marco de la emergencia sanitaria que atraviesa el país. El estudio, avalado por la comunidad científica a escala mundial, se realiza a conductores en los accesos a la ciudad, a las personas que acceden a los consultorios prehospitalarios del Hospital Granaderos a Caballo (triage) y a personal de la salud.

El análisis del olfato se realiza con un trozo de algodón, papel o un hisopo al que se aplica vinagre, esencia de vainilla o café. En el caso de los automovilistas, si no perciben el olor, les registrarán la temperatura, les tomarán los datos y les indicarán aislamiento por 14 días. Durante ese período deberán llamar a los números telefónicos para recibir la correspondiente visita médica (107, 0800-555-6549), que se les suministrarán junto a un kit de barbijos.

Todas las personas que acudan al hospital serán sometidas al test de olfato. En caso de que el análisis arroje resultado negativo, se les registrará la temperatura y, de acuerdo con los síntomas, el paciente seguirá el protocolo, ya sea de Covid o no Covid. En cambio, si da positivo, deberá realizar cuarentena obligatoria.

En los enfermos de coronavirus el estado de anosmia, o pérdida de capacidad olfativa, se genera porque el virus ataca los nervios del olfato y evita que estos funcionen adecuadamente. Las personas que sufran esta condición de forma repentina, y sin otros síntomas de mucosidad, deberán aislarse y utilizar barbijo en todo momento.

La Municipalidad de San Lorenzo sumó esta técnica a una serie de medidas implementadas en el marco de una estrategia integral para prevenir y, eventualmente, abordar casos de coronavirus. Entre aquellas se destacan la sanitización con cloruro de benzalconio y solución de cloro diluido, la organización de la atención hospitalaria mediante el triage y la complejización del hospital con la instalación de cuatro respiradores automáticos, la provisión de kits al personal de salud local y su reorganización logística.