DestacadoGráficasSin categoría

Con una serie de obras, el municipio pone en valor el predio del Pino Histórico

El plan integral de mejoras consiste en la construcción de veredas, la refacción de tapiales y la remodelación de la casilla que aloja la antigua tolva de riego. También se realizará una importante intervención en la histórica reja frontal, a la que se le aplicará un proceso de arenado y tareas de pintura.

Con tareas coordinadas entre la Dirección del Complejo Museológico y la Secretaría de Gobierno y Cultura, la Municipalidad de San Lorenzo ejecuta un plan integral de mejoras en el predio del Pino Histórico.

Los trabajos consisten en la construcción de una nueva pasarela de acceso al ejemplar y la reparación de las veredas existentes, la refacción de tapiales y la puesta en valor exterior de la casilla que aloja la antigua tolva de riego.

Además se pintará la reja lateral y se realizará una importante intervención en la reja que da a la avenida San Martín -inaugurada por el teniente general Pablo Riccheri en 1904-, sobre la que se aplicará un proceso de arenado y tareas de pintura.

Cabe recordar que semanas atrás se le colocó al Pino un anclaje metálico para evitar su derribo, en virtud de que la raíz se encuentra seca a causa de su avanzada edad.

Asimismo, todos los años se le practican tareas de conservación artificial con la aplicación de barniz de alta resistencia, que impide la penetración del agua y de agentes patógenos en el tronco.

En octubre de 2017, mediante un estudio del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) encargado por el municipio, se conoció que el ejemplar tiene alrededor de 220 años de vida y fue plantado durante la época de los franciscanos.

El pino es uno de los emblemas de la ciudad de San Lorenzo. Bajo su sombra descansó José de San Martín el 3 de febrero de 1813, después del combate contra las tropas realistas, y desde ahí mismo dictó el parte de guerra a Buenos Aires, “bañado en su propia sangre y cubierto con el polvo y el sudor de la victoria”, según describe Bartolomé Mitre en el libro Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana.