DestacadoSin categoría

Clausuran local sindical donde se realizaba una fiesta privada

Personal de Inspección General, junto con agentes de la Policía provincial, detectó en la noche del viernes que se realizaba una reunión masiva en un lugar que no contaba con habilitación para funcionar como salón de fiestas y que carecía de las medidas de seguridad correspondientes. Además, volvieron a cerrar dos comercios que violaron la orden de clausura por vender bebidas alcohólicas fuera del horario permitido.

Personal de la Dirección de Inspección General de la Municipalidad de San Lorenzo, junto con agentes de la Policía provincial, clausuró en la noche del viernes un local donde se realizaba una fiesta, ya que el responsable de esa reunión de carácter masivo no exhibió la habilitación correspondiente y además se comprobó que no existían las medidas de seguridad exigidas por ley. Por otro lado, se volvió a inhabilitar a dos comercios que violaron la orden de clausura por vender bebidas alcohólicas en horario no permitido.

En un procedimiento que tuvo lugar durante la noche de este viernes 29 de abril, funcionarios de Inspección General comprobaron que en las instalaciones de un local sindical ubicado en la zona céntrica de la ciudad se realizaba una fiesta privada. La persona que se presentó como responsable en ese momento del lugar no exhibió la documentación que habilita a funcionar como salón de fiestas. Asimismo, se corroboró que no existían los elementos de seguridad exigidos por la normativa vigente.

De acuerdo al relevamiento que realizó el personal policial, que identificó a las personas que se hallaban en la reunión, los concurrentes eran todos jóvenes mayores de edad. Acto seguido, se procedió al desalojo del local y a su inmediata clausura.

Por otro lado, también durante la noche del viernes, inspectores municipales detectaron que dos locales comerciales que habían sido clausurados en días previos por expender bebidas alcohólicas fuera del horario permitido (después de las 22 h) continuaban funcionando. Uno se encuentra en San Martín entre Oroño y Silverio Córdoba, y el otro en Catamarca al 500. En estos casos, se volvió a dictar el cese de actividad y además serán denunciados ante la Justicia por infringir la clausura.